E004: Shownotes

En este episodio vamos a explorar la historia, la ciencia y la magia detrás de la larga y fascinante relación que las mujeres han tenido con el vino.

Me gustaría comenzar con un relato propio. Era septiembre del 2014 y me encontraba sentado en mi primera clase de análisis sensorial otorgado por la maestra belga Laure Van Gysel. Yo acababa de terminar mi año de prácticas profesionales que me dio acceso al último año de la ingeniería en enología y viticultura. ¿Cual fue mi primer reacción al entrar a ese salón de clases:? Darme cuenta que más de la mitad de mis compañeros de clase eran mujeres!

Yo era nuevo en el salón y venía fresco de un año de prácticas cuya exigencia física y resistencia al estrés era alta. En el viñedo había que manejar tractores en terrenos empinados, trabajar con herramientas peligrosas de corte y poda, cargar con los tanques de tratamiento fito sanitario y lo peor soportar los pésimos climas europeos. En la bodega había que arrastrar bombas antiguas y pesadas para todos lados, conectar y llevar mangueras de 60mm llenas de vino y cerrar bien fuerte las puertas de las cuvas para que no escurrieran. También había que cargar las barricas, acomodarlas y vaciarlas. Y yo pensando acaso ellas vivieron la misma experiencia que yo? La respuesta en corto, SI. Y no solo eso sino que eran mejores degustando que los hombres.

Las mesas en el salón estaban colocadas en forma de “U” y enfrente de cada quien había un individual plastificado con un escupidero de acero inoxidable, 5 círculos numerados para 5 copas INAO (La copa INAO es una copa diseñada para estandarizar la degustación que se implementó en los años 70’s por el Instituto Nacional de las Denominaciones de Origen de Francia.)

En el salón había mucho silencio ya que nos esperaban 2 horas de degustación intensiva. Las botellas por degustar llegaban cubiertas en una bolsa de plástico negro con un número individual. Cada quien se servía y pasaba la botella. Algunos comenzaban a tomar apuntes inmediatamente y otros se esperaban. Todo era muy intimidante. Para cada sesión de degustación la maestra solicitaba aleatoriamente que alguien describiera un vino. Ahí observé el vocabulario de un enólogo puesto en práctica: Descriptores simples, pertinentes, precisos, discriminantes e independientes. Sólo al final se abría la discusión y la gente podría decir si el vino les gustó o no. Noté inmediatamente una tendencia, las mujeres eran muy sensibles y profundas e increíblemente vastas en la descripción de la degustación.

Hablemos un poco de historia

No hay industria mas antigua que la del vino, es más, el vino es la bebida de la humanidad. Así que antes de sumergirnos en la ciencia detrás del paladar femenino, veamos cual ha sido la relación histórica de la mujer y el vino. Tanto los judíos como los cristianos han integrado el vino a sus tradiciones religiosas. En el judaísmo las mujeres juegan un rol especial al momento de la circuncisión de los barones de 8 días. La madre bebe vino el cual es usado como remedio anestésico y después dirá oraciones sagradas para su hijo.[1] Se les daba vino a dos tipos de mujeres, a madres lactantes y a mujeres ricas que crecieron rodeadas en un ámbito de vino.[2] De hecho a diferencia de las leyes egipcias, griegas y romanas a las mujeres no se les prohibía su participación en el proceso de vinificación y tampoco se les denigraba por beber vino.

El vino de hecho es tan femenino que Daphne Boutwood del periódico Sunday Times de Londres dijo: “El vino tiene muchas cualidades femeninas. Es elegante, agrada, necesita mucho cuidado y atención. . . y, durante su vida nunca se sabe lo que hará después.”[3] Además todos los que hemos trabajado en la cosecha de las uvas durante la vendimia sabemos que que no hay como las mujeres puesto que es un trabajo que requiere paciencia, manos delicadas, y un cuidado maternal.[4] Aunque claro es fácil saber en que líneas del viñedo trabajan las mujeres ya que el chisme se oye hasta la Luna.

Ahora si pasemos a la ciencia

Y, ¿Qué onda con la degustación? Pues en dos estudios de sensibilidad olfativa uno realizado en Centro de investigación de olores y sabores clínicos de la Universidad de Pensilvana y el otro en el Centro de Investigación de Asuntos Sociales de la Universidad de Cardiff en Gales, las mujeres superaron sistemáticamente a los hombres en la identificación de olores y la sensibilidad en la prueba llamada Smell Identification Test. Básicamente esta prueba esta compuesta de 40 preguntas divididas en 4 partes en diez hojas. Para cada pregunta la persona haciendo la prueba tiene que rascar, oler y responder la intensidad del olor y detectarlo. Para esto tendrá cuatro (4) opciones para escoger.

Después las respuestas del participante son comparadas con una base de datos y de esta manera podemos juzgar en donde se encuentra el participante respecto a la media de acuerdo a su edad y género.

Resulta que las mujeres fueron sin duda mejor que los hombres independientemente de su edad, origen étnico, o antecedentes culturales. [5] En una investigación adicional sobre las percepciones del gusto, la Dra. Linda Bartoshuk, profesora de neurociencia del oído, nariz y garganta del Departamento de Cirugía de la Escuela de Medicina de Yale, estableció tres categorías de degustadores: los no-degustadores (un 25% de la población), los degustadores promedio (50%), y los famosos supertasters (25%) o súper degustadores.

Una persona supertaster es aquella que tiene una mayor cantidad de papilas gustativas y la mayor sensibilidad a cambios en el gusto. Pues el grupo de los supertasters esta conformado predominantemente por, adivinen… : así es, mujeres. [6]

Todos conocemos a las famosas viudas de la región de Champagne como Clicquot, Pommery, Bollinger pero que sabemos de mujeres triunfadoras en el vino contemporáneas?

  • Corinne Mentzelopoulos, hija de un magnate griego de supermercado. Corinne heredó tras la muerte de su padre 1,600 tiendas de abarrotes, 80 edificios en el centro de París, un hotel que alguna vez fue el hogar de Luis XIV, y un viñedo en ruinas que la familia había comprado por capricho tres años antes: Ese viñedo es el ahora renombrado Château Margaux. Los buenos manejos del viñedo la han convertido hoy en una mujer multimillonaria. [7]
  • La baronesa Philippine de Rothschild, quien fue propietaria, de tres grandes propiedades vinícolas de Pauillac en el Médoc: Château Mouton Rothschild, siendo el más famoso. Fue la accionista mayoritaria de la empresa familiar, Baron Philippe de Rothschild SA, el principal exportador de vinos de Burdeos AOC y que produce y comercializa el famoso Cadete Mouton. En 1981, creó la exposición itinerante “Mouton Rothschild, Paintings for the Labels”, en donde artistas famosos pintan las etiquetas de Mouton. Una característica que ha hecho este vino famoso en todo el mundo.
  • Laura Catena, pertenece a un legado de viticultores argentinos siendo ella la 4 generación. Es además Doctora en Medicina y escritora. Actualmente es Directora General de Catena Zapata [8] y tiene una bodega llamada LUCA, la cual en su cosecha del 2007 según la Wine Spectator fue considerada una de las Top 100 del mundo.[9]
  • Gina Gallo, es la nieta del pionero en vino californiano Julio Gallo. A sus 32 años fue considerada como una de las estrellas del Sonoma style. [10] Gina estudió enología en la Universidad de Davis y es actualmente la enóloga de la E. & J. Gallo Winery.
  • Heidi Barrett . Desde 1988, ha desarrollado una impresionante lista de bodegas ultra-premium. Además de sus propios vinos de La Sirena, actualmente es la enóloga de Amuse Bouche, Paradigm, Lamborn, Kenzo Estate, Au Sommet, Vin Perdu y Fantesca. Robert Parker le otorgó a sus vinos 100 puntos cinco veces y la llamó “La primera dama del vino”. [11]

Ahora exploremos la magia de las mujeres y el vino: [12]

En Persia, hay una antigua leyenda documentada en la Epopeya de Gilgamish que nos dice que es una mujer la que descubrió el vino. Ella era miembro del harén en el palacio del rey Jamshid, y sufría de fuertes dolores de cabeza por migraña. Un día, el rey descubrió que un frasco que contenía sus uvas favoritas tenía un olor extraño y hacía espuma. Alarmado, ordenó que se reservara como inseguro para comer. Cuando la mujer se enteró de esto, decidió beber del recipiente en un esfuerzo por acabar con su vida con el veneno dentro. En cambio, encontró el sabor de la bebida delicioso. Además, curó su dolor de cabeza y la puso de buen humor. Cuando ella le dijo al Rey Jamshid, él también probó el (entre comillas) “vino” y luego ordenó que se hiciera más y se compartiera con toda la corte.

En esta misma parte del mundo, en el Imperio sumerio en lo que es el Iraq moderno, se menciona por primera vez a la diosa más antigua del vino. Se llamaba Gestin y estaba siendo adorada ya en el año 3000 a. C.

Gestin, que se traduce como vino, vid o uva, también se menciona en el antiguo manuscrito Indio, el Rig Veda. Los expertos creen que es bastante razonable que los primeros dioses del vino fueran mujeres, porque las deidades más antiguas eran diosas agrícolas de la tierra y la fertilidad. Gestin probablemente nació de esta base agrícola y, a lo largo de los siglos, llegó a representar el vino.

Más tarde, en el año 1500 a. C., encontramos mención de otra diosa del vino, Paget, en la misma parte del mundo. Las tablillas de arcilla se refieren a ella como trabajando en la viña y ayudando a hacer vino.

Luego, alrededor de los años 300 a 400 a. C., cuando el vino se hizo más prominente en Sumeria, se describe a una nueva diosa del vino, Siduri, que vive cerca de la ciudad de Ur. Según los informes, le da la bienvenida al héroe en la Epopeya de Gilgamish a un jardín con el árbol de la vida que está colgado de frutos de color rojo rubí con zarcillos. Siduri se conoce como el fabricante de vino.

En los desiertos de Egipto, la diosa del vino Renen-utet es mencionada en tablillas jeroglíficas bendiciendo el vino en el año 1300 a. C. A veces se le une Ernutet, la diosa egipcia de la abundancia, para bendecir la cosecha de uva.

Lo interesante de estas diosas del vino es lo poco que se sabe de ellas, mientras que Dioniso y Baco tienen mucha más cobertura en la literatura. Es posible que esto se deba a que son más recientes. Los primeros registros de Dioniso, el dios del vino griego, muestran que apareció alrededor del año 500 a. C en las islas griegas, mientras que Gestin data del año 3000 a. C.

Entonces, ¿cuáles son las implicaciones de estas antiguas conexiones entre las mujeres y el vino? ¿Por qué se han perdido las antiguas diosas del vino en la historia del tiempo? ¿Es porque la cultura cambió hacia una imagen más masculina, que dio lugar a los dioses del vino masculinos? ¿Es por eso que en el período del Imperio Romano, a las mujeres se les prohibió beber vino? De hecho, un esposo que sorprendió a su esposa bebiendo vino legalmente podría matarla en el acto.

Quizás sea hora de resucitar la imagen de las antiguas diosas del vino, y las bendiciones de una cosecha abundante y la alegría que el vino puede traer con moderación. Después de todo, las mareas culturales del mundo han cambiado nuevamente, y hoy en los países que beben vino, las mujeres son las principales compradoras de vino. La conexión entre mujeres y vino siempre ha estado ahí. Hoy se está fortaleciendo, con un enfoque amistoso, romántico y saludable.

Eres mujer, loca del vino y quieres compartir tu historia? Escríbeme a vino@brunostump.com y con gusto aparecerás en un futuro episodio.

En el próximo episodio el enólogo de Quebec, Pierre-Olivier Dion Labrie nos explica la diferencia entre los vinos naturales, biológicos, biodinámicos y veganos.

Si te gusta VinoPod y quieres apoyar esto lo pueden hacer de dos formas. 

  • La primera es suscribiéndose al programa en donde sea que estás oyendo VinoPod y dame un buen review!
    • La segunda apoyando en patreon. Me encuentras en patreon.com/vinopod

    Si quieres saber más acerca de VinoPod y de mi ve al sitio brunostump.com

    Me despido con esta frase de Galileo Galilei, El vino es la luz del sol unida por el agua.

    Gracias

    Referencias

    1: Fuller, Religion and Wine,

    2: Michal Dayagi-Mendels, Drink and Be Merry in Ancient Times,

    3: T. A Layton , , 1970

    4: Ann B. Matasar, ,

    5: Richard L. Doty et al., Sex Differences in Odor Identification Ability: A Cross-Cultural Analysis , 1985

    6: Carissa R Violante, Accounting for Taste, 2017, https://medicine.yale.edu/news/article.aspx?id=15478

    7: Devon Pendleton, A Wine Billionaire Emerges in Bordeaux, 2018, https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-05-14/a-wine-billionaire-emerges-in-bordeaux-at-chateau-margaux

    8: , , , http://www.catenawines.com/es/laura-catena-es.php

    9: JOSÉ BRACAMONTE, Luca, un vino dedicado a los hijos, , https://gestion.pe/blog/el-vino-de-la-semana/2017/04/luca-un-vino-dedicado-a-los-hijos.html

    10: , , , https://www.starchefs.com/features/women/html/bio_gallo.shtml

    11: , , , http://www.amusebouchewine.com/about-us.php

    12: Liz Thach, , 2008

    search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close